Seriales

playa

Las narraciones de aventuras no habrían sido lo mismo sin los seriales. Grandes autores de la literatura universal como Alejandro Dumas o Emilio Salgari participaron en aquellos viejos folletines en los que el héroe veía su vida correr peligro cada semana, y cada semana salía del apuro con arrojo y una sonrisa pícara. «Sandokan», «Los Tres Mosqueteros», «Terry y los piratas» o los propios seriales radiofónicos han contribuido a llenar las mentes de generaciones y generaciones de aventureros en potencia, osados luchadores que nunca llegaron a salir del salón de su casa, pero que soñaron con dominar el mundo.

Así que yo también quise aportar mi granito de arena.

cartel-faltan-3-dias

El 23 de abril de 2016, coincidiendo con el Día del Libro, daba comienzo en su propio blog  «Galeras Nilidias», la historia más salvaje y cruda sobre la revolución de los corsarios de las islas de Pago, que tuvo lugar en el año 1564 y puso en jaque al mismísimo sultán Süleyman, cuyo gobierno al frente de la Sublime Puerta veía llegar sus últimos días. La dama Escila, el dios emperador Dagón, el gobernador Akrab Reis y el anciano Taymullah protagonizaban una terrible batalla a vida o muerte contra el ejército otomano, de la que, como es lógico, no todo el mundo saldría con vida. Posteriormente esa narración sería trasladada a esta propia página web, del 28 de octubre al 7 de noviembre de 2016, como se puede ver en el enlace.

tavola_strozzi_-_napoli

El siguiente paso fue «¡Por los dioses!, la historia de Nilidia (resumida) a través de sus mitos», un viaje a través de siglos de historias, cánticos, dioses y hombres, de epopeyas y guerras por el poder, con el trasfondo de los espíritus, fantasmas y leyendas a los que temían los nilidios. Allí está la historia de la diosa Isis y el río que atraviesa la nación, la historia del explorador que descubrió las montañas de las que nace éste, el carbón que se extrae en Fawar, las minas de diamantes de Opar, los Hombres Leopardo, la Labrys de Urm, el amor de Aníbal por la reina Nilat y otros muchos cuentos mitológicos. Antiguamente los libros de historia eran las canciones que se entonaban junto a las hogueras, y gracias a eso ahora somos quienes somos. Disfrutemos de las leyendas, porque son el lugar donde se tejen los sueños.

Disfrutemos los seriales, porque a través de ellos nos hacemos verdaderamente libres.