10 asombrosas aventuras en lugares exóticos que descubrimos durante este 2017.

El año llega a su fin, al menos en nuestro calendario. Lo del Año Nuevo Chino lo dejaremos para un artículo más específico, porque también es una gran historia.

En estas fechas todo el mundo corre a hacer balance de lo ocurrido, lo bueno y lo malo, lo esperado y lo insólito. Y si yo llevo tiempo dedicándome a las novelas de aventuras, no podía dejar pasar esta oportunidad de hablar de viajes a parajes recónditos, de historias asombrosas y héroes desconocidos.

Concretamente de 10 historias maravillosas que he descubierto en el 2017.

¿Empezamos? (haz click en cada título y verás el impresionante contenido que alberga)

1

 

1. La seductora reina de la isla de Anatahan:

El viaje comenzó en mayo, cuando supe de la llamada «Locura de Anatahan», un mal que desquiciaba a todo hombre que pusiera un pie en esta isla volcánica situada en el Océano Atlántico. Durante la Segunda Guerra Mundial, treinta marineros japoneses se atrincheraron en la isla, sin sospechar que caerían en las garras de Kazuko, su despiadada reina, cuya principal diversión era hacer pelear a los hombres por sus favores.

Anatahan8

 

2. Las casa de piedra de Matera y la Cripta del Peccato Originale: Sólo unos días después descubrí los secretos de Matera, una pequeña localidad italiana cuyas grutas excavadas en la piedra caliza han estado habitadas, de forma ininterrumpida, desde el Paleolítico. Y en su interior albergan pinturas y decoraciones que hablan sobre las distintas épocas de la Humanidad. Una de las zonas más interesantes es la Cripta del Peccato Originale, habitada por monjes benedictinos durante el siglo IX d.C., y que muestra frescos tan valiosos como el de Adán y Eva, donde puede verse que el «fruto prohibido» del que habla la Biblia no era originalmente una manzana.

Caveof100saintsentrance

 

3. El fastuoso palacio sumergido de Jal Mahal: Ésta es una de mis historias favoritas de todos los tiempos, la del impresionante palacio construido en el siglo XVIII dentro de las aguas del lago Man Sagar, en Jaipur, al oeste de la India. Lo sorprendente es que el palacio presenta cuatro de sus cinco plantas sumergidas, y en ellas no hay absolutamente nada, ni muebles, ni dependencias utilizadas con ningún fin. Sólo cuatro plantas vacías y ubicadas bajo el agua. No es extraño que se hable de «la maldición de Jal Mahal».

Mahal 2

 

4. Danzan Ravjaa, el Lama de Gobi, y su comportamiento licencioso: En junio escribí sobre un verdadero «hombre del Renacimiento», que vivió en la Mongolia del siglo XIX: Danzan Ravjaa pintaba, componía canciones, escribía poemas y obras de teatro, y dominaba un sinfín de ciencias, sobre las que llegó a escribir importantísimos tratados. También bebía y practicaba sexo con desenfreno, como parte de unos famosos rituales en los que afirmaba combatir espíritus malignos a través de la magia de su cuerpo. El gobierno lo combatió con ahínco y finalmente murió en extrañas circunstancias, parece ser que por obra de una amante que lo envenenó. Y eso que él mismo había predicho su muerte.

Danzan_Ravjaa,_Sainshand

 

5. La impresionante Capella de Nossa Senhora das Vitórias, uno de los más hermosos regalos de amor: Si Danzan Ravjaa era un intelectual admirado, no menos lo fue José do Canto: bibliográfo, botánico y repoblador de las islas Azores. Su obra más impresionante es la Capella de Nossa Senhora das Vitórias, de estilo neogótico, erigida en recuerdo de su amada esposa, a la que perdió demasiado pronto. Y ahora ambos descansan en su interior, rodeados de la maravillosa vegetación que José ayudó a plantar.

Capela_de_Nossa_Senhora_das_Vitórias,_(Ermida_de_José_do_Canto),_fachada,_Lagoa_das_Furnas,_ilha_de_São_Miguel,_Açores

 

6. La guerra que hizo cerrar unas termas y acabó con el estilo de vida imperial: En julio me puse nostálgico, pero también muy realista, quizá demasiado. Las termas del Gran Hotel Wildbad, en los Alpes italianos, fueron durante largo tiempo el símbolo de las monarquías dictatoriales europeas, que acudían allí a disfrutar del lujo, la diversión y la opresión de sus súbditos. Todo eso acabó durante la Primera Guerra Mundial, y ahora aquel lugar exclusivo es sólo un edificio ruinoso, cargado de fantasmas caducos que hablan sobre tiempos olvidados.

01

 

7. Caterina Cornaro, la última reina de Chipre, o el papel de la mujer en las (antiguas) monarquías: Hablando de mujeres fuertes y poderosas (la otra vendrá en el punto número 10), supe, gracias a Salgari, de la existencia de la reina Caterina de Chipre, célebre por salir airosa de la terrible pugna entre Venecia, Nápoles, Egipto y Turquía por la posesión de la isla, que ella gobernaba tras su matrimonio (y posteriormente viudedad) con el rey Jacobo II de Chipre. Pactos, traiciones, embarazos fallidos y mucha crueldad en este episodio de la fascinante historia del Mediterráneo, que deberías leer ya mismo.

Catherine_Cornaro

 

8. La espeluznante Capilla de los Nueve Fantasmas, en Luková, República Checa, y su maldición de más de 600 años: En septiembre traté el tema de los lugares encantados, en referencia a una pequeña ermita construida en 1352, cuyos muros han sentido los macabros efectos del nazismo, el comunismo y los miedos ancestrales. Desde siempre se dijo que estaba embrujada, y ahora muestra en su interior unas impresionantes figuras que rememoran a aquéllos que han sufrido persecuciones a lo largo de los siglos. Fantasmas artísticos para honrar a los sufridos ciudadanos de Luková, cuya existencia no ha sido nada fácil.

Fantasmas 7

 

9. La espeluznante historia de Charles Lindberg Jr.: Reconozco que me encantó leer en noviembre «Asesinato en el Orient Express», con motivo del estreno de la película. Pero en ningún caso habría podido imaginar que esa estupenda novela policíaca estaba basada, casi palabra por palabra, en el asesinato del hijo del famoso aviador Charles Lindberg. Ni que la identidad del asesino permaneciera todavía, a día de hoy, plagada de dudas. Que si la criada, que si un inmigrante alemán o incluso el propio Lindberg… Una historia sorprendente sobre la que merecía mucho la pena escribir.

Lindberg 3

 

10. Sayyida al-Hurra, la reina pirata que nació en Granada: ¿Os acordáis de la reina de Chipre, de la que averigüé tantas cosas durante el verano y de la que os he hablado en el punto 7? Pues su contrapartida en el mundo árabe fue Sayyida al-Hurra: reina de Marruecos, gobernadora de Tetuán y matriarca de corsarios. Que se dice pronto. Su mano guió con firmeza los destinos del norte de África durante décadas, y su impresionante poder marcó la nueva época que estaba naciendo en el Mediterráneo: la Edad Moderna. Sultanes y reyes se rindieron a su tremenda personalidad, e incluso en sus momentos más bajos no está claro cómo terminó sus días. Hay pocas vidas más interesantes que la de esta mujer.

Sayyida

 

¿Y bien? ¿Qué te parece este repaso al 2017?

¿Conoces alguna otra historia que merezca formar parte de este ranking?

¡Nos vemos en el 2018 con muchos más viajes exóticos y aventuras a vida o muerte!

Historias asombrosas de la vida real: Sayyida al-Hurra, la reina pirata que nació en Granada.

Sayyida

Durante siglos, la figura de muchas mujeres poderosas ha sido opacada por hombres que deseaban hacerse con su posición y derrocarlas. Sólo en los últimos tiempos asistimos a una ardua labor de justicia histórica que busca devolverlas al lugar que se merecen. Si no hace mucho hablaba en un artículo similar a éste de Caterina Cornaro, la última reina de Chipre, que tuvo que lidiar al comienzo de la Edad Moderna con la larga guerra entre cristianos y musulmanes, hoy toca otra mujer también fascinante: Sayyida al-Hurra, reina de Marruecos, gobernadora de Tetuán y matriarca de corsarios, a través de los que controló, por treinta años, todo el Mediterráneo occidental. Los historiadores han negado su importancia durante largo tiempo, y sólo ahora empezamos a saber lo que significó su presencia a comienzos del siglo XVI.

Una de mis pasiones, nada disimulada, es la historia del Mediterráneo. En sus aguas se ha decidido el destino del mundo varias veces: fenicios, griegos, cartagineses y romanos… corsarios berberiscos frente a los caballeros de Malta… descubridores, colonos, revolucionarios y científicos… Todos ellos han luchado, sufrido y muerto para obtener determinadas cotas de poder o alcanzar lugares inexplorados, legándonos historias apasionantes que conviene recordar.

Una de las épocas más fascinantes de nuestra historia es el comienzo del siglo XVI. Prácticamente todos los ámbitos de la humanidad se vieron alterados: las fronteras, las creencias, el equilibrio de poder, el estado de las artes, los valores e incluso los dioses a los que rezar. Las naciones dejaban atrás el oscurantismo y la disgregación de los pueblos, tan típicos durante la Edad Media, para volver a conformar una estructura en forma de esferas de influencia: cristianos contra musulmanes, enfrentados tanto por tierra como en el mar. El Imperio español se erigía en representante del primero, mientras que el segundo se personificaba en el Imperio otomano. La pólvora, las armas modernas, la revolución que trajeron consigo las galeras o la importancia de los piratas son elementos clave en este tiempo nuevo y convulso.

En 1453, Constantinopla cayó en manos de los turcos, por lo que desaparecía el Imperio romano de Oriente y se constituía el Imperio otomano, nombrando a esta ciudad su capital. El sultán Mehmed II se convirtió en Cabeza del Islam, y las rutas comerciales de las especias entre Europa y Asia se vieron alteradas de forma absoluta. Algunos intentos de rodear las zonas de control otomano y llegar a China con fines comerciales fueron el viaje por África de Vasco de Gama o la ilusión de Cristóbal Colón de cruzar el mundo entero navegando hacia el oeste por el Océano Atlántico, lo que llevó al descubrimiento de América.

Por su parte, en 1492, los reyes Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón completaban la Reconquista al ocupar el reino nazarí de Granada, por lo que fueron nombrados en 1496 como Reyes Católicos. Su poder se afianzaba y así, junto a la conquista del Nuevo Mundo y la alianza con el Papado, daba comienzo una época de esplendor y hegemonía mundial. Como consecuencia, una enorme población musulmana fue obligada a convertirse al cristianismo o abandonar la Península Ibérica, estableciéndose en la costa de Berbería.

La protagonista del artículo de hoy era descendiente de una de esas veteranas familias andalusíes obligadas a emigrar, y cuyo odio y nostalgia hicieron de ellas poderosos enemigos del Imperio español. Por culpa del hostigamiento llevado a cabo por los cristianos, grandes jefes guerreros se establecieron en la zona de Marruecos, buscando alianzas para continuar su guerra. Dos de tales jefes fueron Alí ibn Rashid (fundador de la ciudad de Chefchauen en 1471) y Sidi al-Mandri (antiguo jefe militar de Granada y luego refundador de Tetuán en 1485-86, tras haber sido arrasada ésta por tropas de Castilla y Portugal, en represalia por su apoyo a la piratería en el Estrecho). Ambos eran amigos y líderes de sendos grupos de emigrados. Su influencia en el área era importante, relacionándose con el sultán de Marruecos (reino cuya capital entonces era Fez), pero manteniendo un gran nivel de independencia, lo que los convertía, de hecho, en las principales defensas fronterizas del Islam en aquella zona. Y hemos de tener en cuenta, además, que Marruecos era el destino de numerosas caravanas que llevaban a Europa oro, marfil, sedas y esclavos negros, por lo que quien controlara la región tendría en sus manos enormes riquezas. Alí ibn Rashid tuvo dos hijos: Ibrahim (quien le sucedería como gobernador de Chefchauen y además valido del sultán de Marruecos) y Aysha (nuestra protagonista, a quien casó hacia el año 1500 con su viejo amigo, Sidi al-Mandri, garantizando así la estabilidad del poder). La pareja gobernó con sabiduría el área de Tetúan, a pesar de haber entre ellos una diferencia de edad de unos treinta o cuarenta años. Reforzaron su influencia y promovieron la piratería, lo cual les garantizaba unos importantes ingresos. Con el paso de los años, Sidi al-Mandri fue perdiendo capacidad de decisión, debido al avance de unas heridas de guerra que terminaron por dejarlo ciego. En esa época, en torno al año 1510-12, su esposa Aysha asumió por sí misma las tareas de gobierno, por lo que obtuvo el sobrenombre de Sitt al-Hurra o Sayyida al-Hurra, que significa «La Noble Dama». Su voluntad era de hierro, su mano nunca temblaba al ordenar los ataques de los corsarios contra las flotas portuguesa y española. En un mundo eminentemente masculino, la palabra de Sayyida era ley, y los monarcas cristianos aprendieron a temerla.

fusta_by_jan_huygen_van_linschoten

En esta guerra naval halló un aliado en Baba Aruj, el corsario conocido como Barbarroja, que fue gobernador de Argel y se unió al Imperio otomano. De esta manera, el sultán de Estambul (entonces Bayezid II y después Selim I) veía garantizada su influencia en el Mediterráneo occidental mediante las actividades de estos temidos reyes piratas, a cada cual más sanguinario.

Sin embargo, los años pasaban, y Sidi al-Mandri y su esposa Sayyida se ganaban cada vez más enemigos. Una hija de la pareja contrajo matrimonio con el joven Ahmad, hijo de Hasan Hashim, rico aristócrata granadino que había emigrado junto a Sidi al-Mandri y se disputaba con él la posesión de Tetuán. Mediante el enlace de sus hijos, Sayyida pretendía garantizar la estabilidad en la zona, tal y como su padre había hecho con ella. Pronto se vería que no iba a ser tan fácil. En 1539 murió Ibrahim, hermano de Sayyida, y en 1540 lo hizo Sidi al-Mandri. La reina pirata se quedaba sola. Sus dos principales apoyos habían desaparecido, y ni todo su coraje bastaría para soportar los ataques de los jefecillos locales. El sustituto de Ibrahim en Chefchauen fue su hermanastro Muhammad, quien pronto quiso hacerse también con Tetuán y deponer a Sayyida.

Pero en 1541 la situación cambió por completo: Sayyida contrajo matrimonio con Ahmed al-Watasi, sultán de Marruecos. Nada menos que el rey de toda aquella región, y a quien el resto de jefes debía obediencia. Y, como gran gesto de carácter, la Noble Dama exigió que el enlace se realizara en Tetúan, su ciudad, en lugar de en Fez, la capital del reino. Ésta es la única ocasión en la que un rey de Marruecos se ha casado en cualquier lugar que no fuera la capital, y eso fue una clara muestra al mundo de quién era Sayyida al-Hurra, capaz de gobernar incluso a un rey. Y las actividades de los corsarios prosiguieron, más reforzadas que nunca.

Pero los enemigos de la Noble Dama no cejaban en combatirla. Tal era su empeño que hicieron cualquier cosa por derribarla. En 1541 el gobernador portugués de Ceuta cerró el puerto al comercio con Tetúan, y un año después Hasan Hashim y su hijo Ahmad lanzaron un ataque demoledor sobre Tetúan y se hicieron con la plaza. Después de tantas vicisitudes y luchas por reafirmar su posición, Sayyida no pudo mantener su hogar ni sus posesiones, y fue desterrada. Se dice que ni el sultán ni sus propias hijas la ayudaron, y al final se encontró totalmente sola. Ahmad gobernó en Tetúan y ella se resguardó en la casa de sus padres, en Chefchauen. Allí vivió hasta su final y allí está su tumba, que hoy recibe multitud de visitas, sobre todo mujeres, que alaban su capacidad, independencia y valor en un mundo masculino.

Sayyida al-Hurra fue un personaje clave en su época, sin el que no podrían entenderse los acontecimientos que sucedieron en el Estrecho durante aquellos años. Cuando la Edad Media quedaba atrás y un nuevo orden mundial estaba naciendo, ella se negó a seguir los dictados de un hombre y forjó su propia ley. Envió barcos a asesinar, utilizó los medios de que disponía y los que le habían sido negados por ser mujer. Manipuló las alianzas de su país y se construyó un nombre, que habría de ser temido por todo el Mediterráneo.

Y en los últimos años de su vida desapareció por completo, quién sabe haciendo qué. Ni siquiera podemos estar seguros de cuándo y cómo murió, con quién estuvo relacionada o en qué actos participó. Pero, sabiendo de lo que era capaz esta mujer, no debió ser nada corriente…

Más datos acerca de la Noble Dama en este enlace.

Más historias asombrosas, más reinas, más barcos y muchas más aventuras en este otro enlace de aquí.

13090537_10207738078124450_717491922_n